Cuaderno de aprendizaje

El blog de Resulta2

¿Cuál es tu estilo de liderazgo?

liderazgo

Día a día se producen cambios en nuestro entorno que nos obligan a cambiar nosotros mismos. Nos exigen cambios en nuestra manera de actuar. Cambios en nuestra manera de planificar. Las estrategias y metodologías que ayer nos eran tan útiles puede que ya no sirvan para hoy porque todo, absolutamente todo se transforma.

Para conseguir adaptarnos a los pequeños cambios diarios en el mundo empresarial son necesarios varios elementos: formación, personal capacitado, una buena comunicación, actitudes proactivas, pero sobre todo, un/una líder que dirija al equipo de modo eficiente.

¿Qué estilo de líder eres tú?

Existe amplía literatura sobre liderazgo que se resumen en dos perspectivas: el liderazgo como una cualidad personal del líder o como una función dentro de una organización, comunidad o sociedad.

Pero tal vez, liderazgo sea más bien un acontecimiento que un rasgo personal. Tal vez tenga más que ver con lo que uno hace y con quién está, que con quién es. El liderazgo consiste, en primer lugar, en comprender los puntos fuertes y débiles de uno mismo y posteriormente asumir los papeles de conducción y responsabilidad a través de los cuales poder conectar de una manera especial con el resto del equipo.

Hoy en el blog os presentamos algunos estilos de dirección y liderazgo que esperamos que os ayuden a conoceros mejor y a desarrollar vuestras habilidades directivas.

estilos de liderazgo

Estilos de liderazgo

Estilo colaborativo

Son personas que trabajan seriamente y con constancia, especialmente cuando se trata de hacer tareas administrativas. Ponen a prueba su excelencia en cada proyecto. Cuando se da el ambiente y trato deseado se caracterizan por su prudencia a la hora de tomar decisiones, la confianza que transmiten. Son muy receptivos a las ideas y les cuesta mucho decir que no, por eso otra de sus principales características es la tendencia a la cooperación.

¡Ojo! Sin embargo, estas características se pueden transformar en elementos negativos en condiciones desfavorables: prudencia negativa, poca proactividad, credulidad, pasividad, dogmatismo o paternalismo.

Estilo controlador

Este estilo de dirección parte de la base de que la única forma de alcanzar el éxito es hacer, hacer, hacer, pase lo que pase. Es una persona optimista, persuasiva, que responde siempre a tiempo y de forma directa. Toma riesgos y actúa de forma enérgica.

¿Pero qué pasa si nos encontramos en condiciones desfavorables? Que esas características se pueden transformar en arrogancia, exageración, impaciencia, imprudencia, dificultad para delegar y cuestionamiento de la autoridad.

Estilo conservador

Esta persona primero valora sus  recursos y dirige exigiendo el máximo rendimiento de éstos. Antes de tomar una decisión la analiza bien (¡hasta mil veces!) antes de actuar. Es pragmático, constante y tenaz. Suele tener mucho sentido del detalle y del orden.

Pero hay que ir con cuidado, porque en condiciones desfavorables nos podemos encontrar con barreras como la falta de creatividad, exceso de atención en minucias, hostilidad, testarudez, “parálisis por análisis” o improvisación.

Estilo conciliador

Y por último, en contraste con el estilo conservador, nos encontramos a los conciliadores. Son tremendamente sociales y se entienden a la perfección con sus semejantes. Busca y desea conocer las opiniones de los demás e intenta ponerlas en práctica. Es flexible, entusiasta y con gran capacidad de inspirar y orientar. Tiene mucho tacto a la hora de tratar determinados temas, y el sentido del humor suele ser un gran aliado de este tipo de líderes.

Sin embargo, estas características, si las condiciones no son favorables o cómodas, pueden transformarse en falta de realismo, falta de miras, inconsecuencia, nerviosismo o incluso, infantilismo.

¿Tienes las características de un líder?

Como ves, este es tan solo un boceto dividido en cuatro estilos de dirección, pero el abanico de matices es inmenso. Seguramente os hayáis visto reflejados en un tipo u otro; pero la variedad de las personalidades humanas es tan rica que ningún individuo se ajustará exactamente a un solo estilo.

Todas las personas poseemos cualidades que, en ocasiones, se pueden convertir en limitaciones. Una persona muy extrovertida puede ser impertinente. Alguien prudente puede llegar a parecer pasivo. Y una persona muy decidida puede parecernos precipitada y temeraria en sus decisiones.

Todos y todas podemos transformar nuestras cualidades dependiendo del ambiente del que nos rodeemos. Un líder se autoconoce, se trabaja, se transforma. Todos tenemos cualidades de liderazgo esperando por acontecer.  

En Resulta2, llevamos más de 15 años identificando, entrenando y acompañanando a líderes en todo tipo de organizaciones. Nosotros les llamamos impulsores del cambio, y son el motor de la transformación cultural tan necesaria en estos tiempos VICA.

 

Comparte

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email

Deja un comentario