Hola de nuevo a todos, hoy publicamos el tercer post de los casos de éxito que hemos desarrollado en RESULTA2, par que sirva de guía e inspiración para situaciones similares en la que os podáis encontrar.

Vamos a comenzar con un acaso que mencionamos en el último post:

¿Cómo lograr contagiar cultura de innovación a través del equipo de facilitadores de innovación?

Gran empresa del sector energético

Este es un caso que nos llegó por recomendación de otro cliente y supimos dar la solución que les pareció más adecuada a su necesidades, además ha servido de origen e inspiración para desarrollar dos de nuestros productos estrella, “Facilitadores de innovación” e “Impulsores de proyectos de transformación”

Briefing con la organización

En esta empresa se decidió que la innovación no fuese algo de un departamento, sino que se organizara de forma transversal a toda la organización, siendo el departamento de innovación el encargado de impulsarla. Para ello se organizó la innovación entres niveles:

  1. que planteaba los retos.
  2. otros que convertían los retos en oportunidades.
  3. por último otros que se encargaban de desarrollar y probar los prototipos.

Para impulsar todo esto se creó un equipo de “Facilitadores de la Innovación” reclutando personas de diferentes áreas de la empresa. Estos tenían como misión, como su nombre indica, facilitar los proceso de innovación en todas las áreas en la que fuesen requeridos.

Para ello se les formó, con los mejores expertos, en técnicas y “habilidades hard” de innovación como Lean Start-up, Design Thinking, Creatividad, gestión ágil de proyectos, etc. Con ello aparentemente estaban listos para desarrollar proyectos transversales de innovación en todas las áreas que así lo requiriesen.

La puesta en marcha de los procesos le hizo darse cuanta de que se encontraban en una situación nueva no prevista, y es que la forma de motivar y liderar a los participantes de estos equipos debía ser totalmente distinta a lo que estaban acostumbrados en equipos de trabajo naturales y jerárquicos. Descubrieron un alto grado de falta de compromiso, falta de seguimiento y participación, desconcierto en las personas, y al final los facilitadores se convertían en “empujadores” del los proyectos asumiendo la responsabilidad, lo cual desvirtuaba totalmente su papel.

La causa estaba en la propia organización transversal de la innovación, era responsabilidad de todos pero a su vez de nadie, y en la composición de los equipos.

Los equipos de innovación

Estos equipos estaban formados por personas de diferentes áreas y departamentos, diferentes niveles jerárquicos trabajando al mismo nivel, sus componentes apenas se conocían, su dedicación era a tiempo parcial, sus jefes les habían autorizado a cooperar con la innovación, pero con cuidado de abandonar SU trabajo, la cultura de muchas áreas de la organización facilitaba poco la innovación, no había un “JEFE que controlase”, los facilitadores no se ganaban la autoridad, etc.

humildad-e-innovacion

Nos llaman a la puerta

Se nos pidió que si podíamos diseñar una formación para facilitadores, en las que aprendiesen “Herramientas” para poder liderar este tipo de equipos. Esas “Herramientas” nosotros las identificamos como habilidades tales como: Influencia, liderar sin autoridad jerárquica, conversaciones para lograr compromisos, vision sistémica de un equipo, gestión emocional de un equipo, comunicación.

Hicimos una metáfora y es que un equipo de innovación se asemejaba a una selección de baloncesto en periodo de clasificación para un mundial, los jugadores trabajan para un club pero dedican parte de su tiempo a la selección nacional. Los facilitadores serían los entrenadores y los jugadores los miembros del equipo.

  • El proceso comienza con un Kickoff, concentración de las selección, en el que los miembros seleccionados se conocen compenetrar y trabaja juntos en pos de un objetivo común, ir al mundial. Esto lo hacemos con nuestro taller formula R
  • Después bien el proceso de jugar los partidos, ahí los facilitadores utilizan las herramientas de innovación para las que fueron formados y las habilidades de liderazgo de equipos transversales.
  • Así continua el proceso con diferentes equipos seccionados para cada fase, tal y como se hace en baloncesto al que acuden diferentes jugadores según las necesidades de cada momento. De esta manera los facilitadores se convierten en los seleccionadores en nuestra metáfora.
  • Claro que además de en competencias de innovación los formamos en habilidades de “seleccionador”.
  • Para ello les hicimos vivir un proceso Fórmula R, como si ellos formasen parte de un equipo, esto además de para vivir la experiencia sirvió para que ellos mismos se constituyeran como un equipo de Impulsores de innovación.
  • Posteriormente recibieron formación de entrenamiento de entrenadores, para que aprendiesen nuestros métodos y metodología, y aplicarlas a al liderazgo de equipos de innovación.

Puedes ver de forma resumida el proceso en el siguiente vídeo

El proyecto ha funcionado muy bien y los facilitadores ahora tienen un método y las competencias para clasificar a una selección al mundial.

Cualquiera de vosotros que quiera el detalle nuestra metodología para facilitadores de innovación solo tiene que pedirla, y con mucho gusto se la proporcionaremos para que la pueda poner en práctica.

Gracias por seguir leyéndonos hasta el próximo caso,

Antonio Robles

Socio Director de Resulta2