PageLines- Federicocaputi.jpg

Federico Caputi, certificado como coach sistémico por Claude Arribas, de la escuela de Alain Cardón , es experto en llevar a las empresas hacia un cambio de dirección, de liderazgo, alineando los retos, los valores y los desafíos de la organización. En RESULTA2, además de aportar sus cualidades como coach, lleva a cabo el Programa Dirección por Valores y Desafíos: un proceso de transformación cultural.

Hola Federico, ¿qué tal la incorporación al equipo de RESULTA2? ¿Estás contento de formar parte de nuestra organización?

La incorporación a RESULTA2 ha sido fantástica, es un sueño hecho realidad. Poder pertenecer a una equipo de personas cuya cultura encaja con mis valores es un verdadero lujo y privilegio.

Eso es muy potente. Así que respondiendo a tu pregunta: sí, estoy muy contento, muchísimo.

Nos alegramos, nosotros también de tenerte en el equipo. ¿Qué te hizo ver que era interesante unirte a nosotros? ¿Qué te gustó de Resulta2?

Me pareció muy interesante el enfoque en los resultados cuando se habla del desarrollo de personas y equipos. Eso es lo que me enamoró a primera vista.

También me gustó mucho escuchar hablar de transformación como el eje transversal de todo lo que se hace. No solo es formación, no solo es coaching, no solo es consultoría… es transformación. Y cuando hablamos del desarrollo de personas y equipos para lograr éxitos, lo que se necesita es transformarse para conseguir resultados diferentes a través de aproximaciones distintas. Esto va unido con aquella famosa frase de Einstein “Si buscas resultados distintos no hagas siempre lo mismo”. A través de esta filosofía son los clientes los que adquieren la capacidad para conseguir sus retos, de forma que no se resuelve la situación sino que se acompaña.

¿Cuál es tu aportación al equipo? ¿Qué valor crees que aportas a las organizaciones?

Mi principal contribución al equipo es el programa de Dirección por Valores y Desafíos. Una aportación de cambio, transformación y evolución a las organizaciones.

Para mí el cambio, es una forma distinta de hacer las cosas; la transformación, una forma distinta de ser; y cuando hablamos de evolución estamos hablando de un estado de continuo cambio y transformación.

El programa de Dirección por Valores y Desafíos aporta las herramientas necesarias para que en las empresas se viva la evolución. Además mi formación en coaching sistémico me permite aportar una visión global al equipo. La visión sistémica es clave para convertirse en un equipo de alto rendimiento.

Por eso, estas dos potentes herramientas permiten a las organizaciones adquirir una nueva forma de pensar y hacer, un mayor equilibrio y una coherencia en la gestión de los elementos esenciales que contribuyen a que una empresa enamore.

Entrando ya en detalle, y para entender un poco mejor tu programa…¿Qué es eso de dirigir por valores y desafíos? 

Es un cambio de paradigma en el mundo empresarial y en la forma en la que operan las empresas. Básicamente es un proceso de transformación y evolución cultural.

Dirigir por Valores y Desafíos es crear un espacio donde líderes y empleados puedan desarrollar todo su potencial dando lo mejor de sí en su trabajo y en su vida privada. Suena utópico pero es realmente posible.

Cualquier organización es un conjunto de personas y son ellas su recurso mas importante.

El programa de DPVD tiene como objetivo fomentar el desarrollo de empresas que enamoran. Y las empresas que enamoran son aquellas donde la cultura está alineada con los valores de los empleados y estos, con los retos y desafíos de la empresa.

Cuando estamos en equilibrio y cuando somos coherentes con nuestros valores, vamos en la dirección adecuada hacia conseguir nuestros objetivos y nuestros retos. En la empresa pasa lo mismo y cuando pertenecemos a una organización o a un equipo cuya cultura esta alineada con nuestros valores personales, se genera un contexto que nos motiva para llevar al trabajo lo mejor de nosotros. Y todo sale mejor porque se libera nuestra energía, nuestra creatividad, nuestra pasión, nuestro talento y nuestro entusiasmo. Y, quizás lo mas importante, es que llevamos también nuestro compromiso con el bienestar de nuestros compañeros y el éxito del equipo. Entonces, se genera así una excelente oportunidad para crecer y desarrollarse, con el equipo y para el equipo a través de los desafíos y retos.

Eso de transformar la cultura de una empresa suena muy grande ¿Hasta qué punto el proceso que has diseñado logra ese objetivo?

Para este programa tenemos en cuenta un principio fundamental: “las organizaciones no se transforman, la gente sí”.

La transformación cultural tiene que entenderse como una transformación personal. Para que cambie la cultura tienen que cambiar las personas. Para evolucionar y estar en constante cambio y transformación, son las personas las que tienen que dar el primer paso. Y esa transformación comienza con los líderes.

Efectivamente suena muy grande pero de lo que se trata es de un cambio cultural basado en pequeños cambios individuales reflejados en comportamientos y conductas fácilmente observables, medibles y gestionables. Cuando un cambio es para mejor se genera un compromiso y una motivación que mueve montañas.

Además todo el programa está diseñado para que sean los participantes los que construyen esa transformación. Se crea una cultura basada en las diferentes aportaciones de todos. Cuyo objetivo (para qué) es alcanzar los retos estratégicos de la organización.

Estamos todos conectados y somos todos muy diferentes. Y por eso, vemos a las diferencias como una excelente herramienta para construir. Así que eso es lo que hacen los participantes.

Resumiendo, hablar de cultura puede parecer algo grande pero al fin y al cabo la cultura es “la forma en la que se hacen las cosas aquí” y esa forma está determinada por las conductas de todos. Si cada uno cambia su forma de hacer, cambiaran las conductas y por lo tanto la cultura.

¿En que te has basado para montar este programa?

En mi certificación para el uso de herramientas de transformación cultural (Cultural Transformation Tools) de Barret Values Centre realizado aquí en Madrid.

El programa también está creado a partir de conceptos de coaching y programación neurolingüística como refuerzo para la actitud de cambio, así como en fundamentos básicos de estrategia y de mejora continua para la definición de los retos y de los objetivos SMART asociados a las acciones que lograrán poner en marcha las conductas deseadas y medir su evolución.

¿Qué empresas u organizaciones pueden estar interesadas en realizar este programa? Como se dice en argot de la calle…¿qué les duele en el zapato?

El programa está diseñado para cualquier tipo de grupos de personas: organizaciones, instituciones, naciones, empresas, etc. En el ámbito empresarial resulta muy interesante para aquellas organizaciones que quieren dar un paso más en su evolución.

Es idóneo para aquellas empresas que tengan alguna o varias de las siguientes necesidades: necesidad de fidelizar el talento, de crear una marca fuerte, de aportar valor emocional a sus clientes, de construir alianzas estratégicas, de marcar la diferencia en sus mercados, de crear un ambiente laboral con un sentimiento de orgullo y pertenencia, etc.

Es para aquellas empresas que no solo quieren ser excelentes y sobresalir, sino que además quieren enamorar tanto a sus empleados, como a sus clientes, proveedores y la comunidad a la que pertenecen.

Es tanto para grandes como para PYMES independientemente del sector al que pertenezcan. A su vez también puede aplicarse a una parte o a un equipo concreto dentro de la empresa.

Resulta especialmente útil para aquellos equipos directivos que reconocen la importancia de las personas, la cultura, los valores, las motivaciones y los desafíos pero que no saben como unir estos conceptos y llevarlos a la práctica.

Muchos hablan de sus valores pero es muy común que queden en un bonito cuadro y que no se haga nada para medir, gestionar y comprobar que se viven los valores de empresa. Y los valores contribuyen de forma efectiva al logro de los retos estratégicos existentes.

Por tanto, ¿qué soluciones aporta?

Los participantes generan soluciones para poder medir, gestionar, cambiar, transformar y mejorar la cultura y los valores existentes.

Es un excelente medio para definir la cultura de una organización o grupo de personas, es decir, una herramienta a la hora de definir “como se hacen las cosas aquí” a la vez que ayuda a definir cual es el perfil de personas que están alineadas con la empresa. Al definir la cultura en base a valores y desafíos se aporta un solución para aquellas empresas que quieran empleados (y en consecuencia clientes) fans. Una solución para fidelizar tanto a los empleados como a los clientes y proveedores.

Por otra parte, al alinear valores con desafíos y motivaciones se consigue que el personal implicado lleve lo mejor de sí mismo a trabajar. Aumenta la motivación y la productividad gracias a que se construye la cultura teniendo en cuenta lo que mueve a las personas.

Todo el programa está alineado con los desafíos, por lo que tiene un enfoque en los resultados. Es una solución para trasladar conceptos intangibles como los valores, en resultados de negocio. 

Hacer las cosas diferentes y sobre todo, SER diferentes hace que consigamos los resultados que antes parecían inalcanzables.

Si te sientes alineado/a con nuestro discurso, y quieres saber más sobre lo que hacemos en temas de dirección y liderazgo, no dudes en ponerte en contacto con nosotros a través del 91 277 59 52 o rellenando tus datos en el siguiente formulario:

Tu mensaje


Esta sencilla cuenta sirve para garantizar que eres humano y no un robot enviando spam
(*) Acepto la política de privacidad (ver abajo).

Etiquetado con →