Para Michael Jordan, “el talento gana partidos, pero el trabajo en equipo y la inteligencia ganan campeonatos”. Esta frase guarda sintonía con “yo hago lo que tú no puedes, y tú haces lo que yo no puedo. Juntos podemos hacer grandes cosas”, enunciada por la Madre Teresa de Calcuta. Hoy hablamos de trabajar en equipo.

trabajar en equipo

Da igual el entorno de pertenencia, con independencia a este, muchas personas defenderán esta forma de trabajar. Otras, en cambio, dirán que la suma de personas puede propiciar conflictos, ralentización en la tarea, una menor profundización en la misma… ¡Y también es cierto! No podemos idealizar ninguna de las dos maneras de enfrentar un proyecto. Entonces, ¿qué será mejor?

El contexto de la empresa

Fenómenos naturales de los grupos vs empresas no preparadas

  • Puede suceder que la empresa promueva el trabajo a distancia sin estar preparada para ello, al no disponer de conocimientos y experiencia en herramientas digitales para reunir al equipo de forma virtual, o para volcar archivos en la Red y hacer que cada persona del grupo pueda trabajar en ellos de forma simultánea. Este tipo de herramientas las analizamos en pasadas entradas, como en la que escribimos sobre transformación digital.
  • También puede ocurrir que no haya un establecimiento claro de roles, de tareas a desempeñar dentro de la empresa, y surjan conflictos en los grupos de trabajo que pueden acrecentarse por la posibilidad de manipulación de ciertos miembros del equipo, un fenómeno que surge en ocasiones dentro de los grupos.
  • El sentimiento de pertenencia nos mueve en nuestras relaciones, buscamos conectar con otras personas, y habrá quienes tengan una necesidad mayor de ello y amolden su actitud de tal manera que no se atrevan a realizar juicios críticos por temor a ir a contracorriente y ser rechazados/as. Asimismo, en los grupos la polarización encuentra un entorno más favorable, y pueden suceder fenómenos como el pensamiento grupal.

Trabajar en equipo, por tanto, se convierte en algo que no es positivo per se, y puede resultar contraproducente si en la empresa no existe gente formada para mediar en los equipos y guiar en la organización. Por eso, tenemos programas como el de facilitador de equipos.

Beneficios del trabajo en equipo

El trabajo en equipo trasciende el individual. Si se quiere innovación, es la mejor solución -con matices-.

Cuando el equipo cuenta con un facilitador o facilitadora, tendrá una mejor comunicación entre sus miembros, una mayor cohesión, una mayor vinculación por la tarea al sentirse el respaldo de compañeras y compañeros, y, posiblemente, una capacidad mayor de soluciones que se caractericen por su creatividad. Si bien es cierto que hay estudios que exponen cómo actividades como la lluvia de ideas no favorecen del todo la creatividad, ya que no todas las personas estarán dispuestas a compartir sus ideas delante del grupo, un equipo diverso y una buena organización tienen un gran potencial en este ámbito. ¡Y es fácil si sabes cómo! Es crear un entorno seguro, en el que las nuevas ideas sean bienvenidas.

Al trabajarse en equipo, una persona que en solitario no se habría animado a manifestar capacidad de iniciativa, puede mostrarse dispuesta al saber que tendrá apoyo en el caso de verse con dificultades. Aún así, debemos ser conscientes de que no todas las personas responden igual a los equipos, y algunas necesitarán de espacios de tiempo de trabajo por su cuenta, sobre todo si son de personalidad introvertida. ¡Respetarlos y promoverlos será muy saludable!

En Resulta2, seguimos sumando nuestros esfuerzos a los propios de las empresas que nos contactan, para llevarlas aún más lejos.

¿Quieres convertir debilidades en fortalezas? Cuenta con nosotr@s.