“No todo lo que puede ser contado cuenta, y no todo lo que cuenta puede ser contado” decía Albert Einstein. Hoy hablaremos de factor humano.

factor humano

Factor humano, el capital más valioso

Decimos que la belleza está en el interior, o que cualquier lujo que ofrezca un hotel no es nada cuando hay un mal trato por parte del equipo que lo gestiona.

Quizás al hablar de nuestra empresa no digamos que nos damos los buenos días al llegar, o que tenemos en cuenta la situación personal de cada miembro del equipo, para adaptar los ritmos, buscar lugares de encuentro, y hacer que la vida sea más fácil, como decía aquel anuncio.

Quizás tampoco compartamos que nuestras cenas de empresa son las mejores. Realmente nos apetece encontrarnos fuera del entorno de trabajo, y bromear con unos buenos platos delante, porque… ¡qué bien nos cae Paco y qué buenos chistes cuenta! Seguro que nos callamos que no hay nada como desconectar tras el trabajo bien hecho, y que los lunes son menos lunes porque luego tenemos el momento del café con María y Javier.

Es posible que nunca lleguemos a poner en palabras cuánto nos gusta ver que los compañeros y compañeras de trabajo pueden ser algo más que profesionales: personas. Y aún más probable es que no compartamos esta impresión con quienes nos acompañan en los retos diarios del trabajo.

Aún así, sabemos que esa es la base del éxito, algo en nuestro interior nos lo confirma.

¿No cuenta?

Vemos el impacto que tiene nuestra empresa en redes sociales a partir de las interacciones de las personas con las publicaciones y podemos mirar cuánto hemos obtenido de beneficio al sacar un nuevo producto al mercado. ¿Qué pasa con el factor humano? ¿Qué pasa con las relaciones entre los componentes del equipo?

No haremos análisis rigurosos, ni terminarán datos componiendo un gráfico… pero no significa que no cuenten.

Debemos hacer que cuenten en positivo, que sumen en lugar de restar. O, mejor dicho, hacer que multipliquen. Un equipo que se siente parte de la empresa, es un equipo con mayor cohesión, y mayor tendencia a la innovación y a una implicación adecuada. ¡Esto multiplica! Multiplica oportunidades y multiplica días con buen ambiente.

Invertir en las personas

Nadie se levanta queriendo hacer el Mal, es algo que debemos pensar antes de calificar a alguien con alguna de esas palabras malsonantes que no quedaría bien poner aquí. Las personas sentimos emociones como alegría, tristeza, miedo, ira… son inseparables de nuestros conocimientos y talento. No nos enseñan a gestionarlas de forma adecuada y pueden llegar a tomar control de nuestro ser y hacer que actuemos de forma contraproducente para el bienestar del equipo y del nuestro.

En Resulta2 sabemos la importancia de los programas que no van dirigidos a quienes consumen los productos o servicios de una empresa, sino a las propias personas que la conforman. Invertir en las personas es importante, y nuestro equipo lo forman personas como cualquier otra, que necesitan trabajar la inteligencia emocional, encontrar herramientas para gestionar y prevenir el estrés o habilidades para hacer que las diferencias no sean vistas como conflicto, sino como puntos de vista que pueden ayudarnos a crecer personal y profesionalmente.

Y tú, ¿crees que el factor humano cuenta?

Entonces, invierte en él.

Adecuamos los programas a las características de tu organización,

para que tu empresa tenga el mejor ambiente.