Nos encontramos en unas fechas en las que se habla de unión, de dejar aparcadas las diferencias, de reencuentros y de tener “buen rollo” ¿Te gustaría lo mismo para tu equipo en 2018?

equipo

Primero de todo comentarte que, para bien o para mal, no todo el peso de las interacciones que sucedan en el grupo dependen de ti. De hecho, es el propio equipo el que determinará los procesos de interacción.

¿Cambiar los miembros del equipo cambiará a este? Puede, siempre teniendo en cuenta que un grupo no es la suma de sus partes, sino el producto de su interacción. Puedes tener grandes profesionales en tu equipo y que no sepan trabajar en sintonía, aunque individualmente sean unos y unas cracks y personas responsables y que se involucran en su labor.

¿Qué SÍ podemos hacer?

En equipos nuevos

Si el equipo es de reciente constitución, hay que provocar situaciones que le sirvan para que quienes lo componen se conozcan y dejen a un lado los estereotipos al disponer de una mayor cantidad de información.

La clave es interceder de forma en que se expliciten los puntos en común entre los miembros, y una cuestión de particular importancia es reducir la posible tensión fruto de la falta de dirección. ¡Sé un o una líder! Aporta información del proyecto, de las tareas a realizar, asegúrate de que se repartan roles y de que cada persona sepa qué es lo que tiene que hacer.

En los equipos, en general

    • Responde a las ideas que cada persona aporte. Dar feedback es una forma de exponer que se aprecia la intervención, y facilitará que se vuelva a producir y que haya más iniciativa en el equipo. Además, ¿a quién no le gusta sentirse valorado/a? La significación social es una de las cosas que más nos motivan a las personas.
    • ¡Rompe las normas! A las personas nos encanta la novedad, romper de vez en cuando la rutina. ¿Por qué no organizar una reunión de equipo en un sitio diferente? O… ¿y si se hace una actividad en la que, de forma transversal, se pueda estar trabajando alguna competencia relacionada con el trabajo?
    • Humor. La seriedad no está reñida con él. Alguna broma ayudará a que el equipo se mantenga relajado y que el ambiente sea más positivo. Puede hacer que se transmita una impresión de seguridad y de control sobre el proyecto.
    • Motivación extrínseca: ¿sabes algo que podría gustarle a tu equipo? Puede ser interesante introducir algún tipo de recompensa, sin que esta sea continua, para que no entre en conflicto con la motivación intrínseca y el esfuerzo no pase a ir dirigido a la obtención de aquello que ofrecemos.

Esperamos que estos pequeños consejos os sirvan para seguir mejorando los equipazos que ya tenéis, y que vuestro equipo en 2018 aproveche todo su potencial.

Vivimos en entornos VICA, con lo cual, tenemos por “costumbre” adelantarnos…

Por ello, decimos ya: ¡FELIZ 2018!

equipo en 2018

¿Te apetece que te ayudemos a dar el salto el año que viene a una mayor productividad y un mayor bienestar dentro del equipo? Infórmate de nuestros programas.