La creación, ya sea artística, literaria o empresarial, viene de la mano de dos grandes: el trabajo y la inspiración. Ambos deben ir juntos, y tener muy claro que los grandes hitos, las mejores invenciones y obras no vienen solamente de un golpe de inspiración.

En la mayoría de los casos, buscamos y encontramos inspiración sobre las cosas que nos gustan, que nos motivan. A través de la inspiración de las personas, se produce un fuente inagotable de ideas que modelan el mundo constantemente. Pero si esa chispa no se acompaña con trabajo, las ideas no pueden prosperar.

inspiracion emprendedora

¿Qué te inspira? ¿Cuándo logras estar más motivado para generar ideas? ¿Cuáles son tus fuentes?

Las principales fuentes de inspiración son:

CONOCIMIENTO. Cuantas más cosas sabemos, mejor y más podremos crear. Se parte de una idea que se puede recrear y corregir. El conocimiento de varios, en grupo, genera ideas que uno solo no podría lograr. Ejemplos como la lluvia de ideas nos dicen que es mejor idear en equipo.

IMAGINACIÓN. No es incompatible con la anterior, sino complementaria. Casi siempre se inventa con el fin de mejorar algo que imaginamos que puede ser mejor.

LA EXPERIENCIA. Entendida como las vivencias acumuladas personales y profesionales. Son las habilidades, competencias y herramientas adquiridas hasta ese momento de inspiración.

Como conclusión,  los grandes inventos, las mejores obras de arte y las empresas que han triunfado y triunfan, porque han sabido convertir necesidades en oportunidades de negocio a través de la inspiración (y otros que ya hablaremos en el blog)

Si te sientes alineado/a con nuestro discurso, y quieres saber más sobre lo que hacemos en temas de liderazgo, innovación y emprendimiento, no dudes en ponerte en contacto con nosotros a través del 91 277 59 52 o rellenando tus datos en el siguiente formulario:

Tu mensaje


Esta sencilla cuenta sirve para garantizar que eres humano y no un robot enviando spam
(*) Acepto la política de privacidad (ver abajo).