liderazgo en equipo

Un líder facilita y promueve la mejora y el desarrollo profesional, transformar las organizaciones y generar una cultura corporativa basada en el compromiso y la implicación con el proyecto organizacional. Lograrlo supone un reto, ya que se deben poner en práctica una serie de habilidades directivas para lograr el liderazgo y la motivación de los equipos de trabajo:

  • Anticiparse a situaciones o escenarios futuros (proactividad).
  • Establecer objetivos con claridad y bien definidos.
  • Revisar y hacer un seguimiento de los objetivos.
  • Retar y desafiar a los colaboradores hacia la ambición creciente, enriqueciendo el puesto de trabajo.
  • Orientar las actuaciones de los colaboradores o de los equipos hacia los resultados clave.
  • Proporcionar información y buena comunicación en todos los niveles.
  • Pedir de forma explícita el compromiso de sus colaboradores.
  • Mostrar coraje y valentía a la hora de asumir riesgos y tomar decisiones.
  • Promover el desarrollo personal y profesional de los colaboradores.
  • Ofrecer retroalimentación sobre la actuación profesional de los colaboradores.
  • Potenciar el talento y desarrollar la potencialidad de las personas.
  • Proporcionar oportunidades de aprendizaje y mejora continua, así como dar formación constante.
  • Aprender de los errores, y fomentar el aprendizaje, el desarrollo y la mejora.
  • Dar a conocer las mejores prácticas. Mostrarse generoso compartiendo conocimientos y experiencias.
  • Comprender a los demás y saber empatizar cognitiva y emocionalmente.
  • Generar confianza mediante el ejemplo y los valores.
  • Apoyarse más en la autoridad moral que en el poder formal inherente a su puesto de mando.
  • Proporcionar un enfoque de relaciones sociales.
  • Impulsar el espíritu de equipo estableciendo condiciones y normas adecuadas.
  • Ser capaz de ver oportunidades donde otros ven problemas y además transmitir el optimismo.
  • Dar respuestas adaptativas y de éxito en las diferentes situaciones que se den.
  • Mantener la calma y el control en situaciones difíciles o de tensión.
  • Proporcionar autonomía y responsabilidad.
  • Animar y potenciar la creatividad y la innovación.
  • Dar reconocimiento sistemáticamente y compensar de forma oportuna.
  • Mantener un buen clima o ambiente de trabajo.
  • Conciliar la vida personal y la profesional propia y de sus colaboradores.

Si te sientes alineado/a con nuestro discurso, y quieres saber más sobre lo que hacemos en temas de liderazgo, motivación y dirección de personas, no dudes en ponerte en contacto con nosotros a través del 91 277 59 52 o rellenando tus datos en el siguiente formulario:

Tu mensaje


Esta sencilla cuenta sirve para garantizar que eres humano y no un robot enviando spam
(*) Acepto la política de privacidad (ver abajo).

Etiquetado con →