sueños

Para ser extraordinarios hay que arriesgar, ser flexibles corporativamente y mentalmente. 

La grandes empresas, con grandes marcas y objetivos trimestrales, con jerarquias y sistemas muy estructurados, organizaciones con una inercia corporativa significativa  y poco margen para asumir riesgos potenciales, son las perdedoras. Las perdedoras de un juego hacia los resultados extraordinarios.

Las ganadoras, las pequeñas y medianas empresas que quieres mejorar sus resultados, que buscan resultados extraordinarios. No tienen nada que perder, y lo que es más importante, son conscientes que tienen mucho que ganar si cambian las reglas del juego.

Aun así, al igual que pasa en la mayoría de las grandes, por miedo, por perder esa pseudo-estabilidad, tienen la sangre fría de no cambiar y seguir el camino menos arriesgado, estancándose en los mismos productos, estrategias, etc.

Si estas leyendo estas líneas y eres dueño de una pequeña o mediana empresa, valora si lo que haces actualmente te lleva a resultados extraordinarios, a destacar de tu competencia en procesos, experiencia de cliente, servicios, productos. Si no es así, recuerda estas tres frases:

No nos atrevemos a muchas cosas porque son difíciles, pero son difíciles porque no nos atrevemos a hacerlas. Séneca

Sabemos lo que somos, pero no sabemos lo que podemos llegar a ser. William Shakespeare

Locura es hacer siempre las mismas cosas y esperar resultados diferentes. Albert Einstein

 

Conoce más sobre resultados extraordinarios en:

 

 

Etiquetado con →