Habrás buscado en google muchas veces su significado, muchos gurús habrán dado su opinión al respecto pero la contestación más Lean, más limpia, sin desperdicios sobre ¿qué es la innovación? es:

INNOVACIÓN: es crear algo nuevo que produzca valor

Alex Castellarnau

Ahora que tenemos claro el concepto, podemos conocer los tres tipos de innovación que se pueden (y deben) presentar en cualquier organización o empresa.

  • Innovación incremental: con nuestra oferta existente y para nuestros usuarios existentes como ser mejores de lo que ya somos.
  • Innovación evolutiva: generar nuevas ofertas para los usuarios actuales u ofrecer la oferta de siempre a usuarios nuevos.
  • Innovación disruptiva: nuevos productos para nuevos usuarios

Matriz innovación

Como es de lógica, cualquier empresa por tanto debería invertir en cada uno de los tres tipos…¿pero de forma igualitaria? Según estudios, lo mejor es apostar el 70% del presupuesto en innovación incremental, ser mejores en aquello que ya somos, un 20% en la evolutiva y el 10% restante en la disruptiva.

Matriz innovación porcentajes

Es muy común, empujados por los ideales, por gurús, por casos de éxito como Apple, Amazon o Twitter, que pensemos que la innovación incremental no es innovación, pero nos equivocamos, mejorar procesos actuales también lo es.

Mucha gente piensa (equivocadamente) que la innovación verdadera es la disruptiva, pero viendo los porcentajes de fracaso no parece la mejor opción para apostar nuestro presupuesto (aunque es necesario mantener ese 10%)

Por tanto surge la duda, ¿para qué invertir en innovación disruptiva?

Lo normal es pensar que ésta sirve para lanzar nuevos negocios y afectar por tanto de manera positiva a la cuenta de resultados.

Pero en realidad, y los datos están ahí, el 78% de las startups que salen con algo novedoso al mercado fallan, pero si lo comparamos con las empresas consolidadas que quieren sacar algo radicalmente nuevo, el porcentaje es aún más devastador, un 99% no logran ser exitosos.

Por tanto, en términos relativos, las startups son fantásticas.

El hotspot, el punto caliente de la innovación disruptiva se encuentra, como no, en Silicon Valley (EEUU). Allí, cada año florecen y mueren cientos de startups deseosas de que sus ideas sean sostenibles. Allí, los porcentajes de éxito son mayores, y aunque hay también muchos fracasos, los éxitos surgen por varios motivos:

Los extremos son la media, y la media es extrema.

  • Se apuesta por perfiles muy diversos
  • En vez de tolerar la incertidumbre, se promueve. Se favorece la gente que genera incertidumbre, aceptando como positiva.
  • No se actúa por designación, sino por elección

Los líderes de una empresa, son los cuestionadores, el resto son ejecutivos

Una empresa se divide entre los cuestionadores y los contestadores. Los primeros tienen alto pensamiento crítico.

  • El cuestionar no es un incordio, es un valor
  • El liderazgo es reflexivo, no directivo
  • Los principios y objetivos son más importantes que los planes y procesos. Hay que se ágil en dar giros y hacer cambios. Tener un plan muy detallado nos da rigidez.

Es el momento de definir que es una startup, pues bien, según el libro “The Lean Startup”:

Una Startup es un vehículo, una plataforma en búsqueda de un modelo de negocio sostenible, en un entorno de alta incertidumbre, antes de que se terminen los recursos.

Si leemos detenidamente, una startup está en búsqueda de modelos de negocio, no lo tiene. Tiene buenas ideas y quiere aprender por el camino su viabilidad. Son aprendedoras, a diferencia de las empresas que son sabedoras. Por tanto, son vehículos de aprendizaje.

Una startup no es (solo) una entidad legal, es un vehículo para aprender muy rápido. La idea con la que se monta no es el final al que llegar, es el principio con el que tomar la dirección de aprendizaje.

Por tanto, y teniendo en cuenta esta reflexión, la pregunta principal en una startup, por encima de ¿qué hemos ganado? es ¿cuánto hemos aprendido?

Innovación conduce al aprendizaje, y el aprendizaje conduce a la adaptabilidad.

Para concluir, que debería hacer un director/a de innovación que empezase a trabajar en una empresa ya consolidada:

  • Crearía un equipo de personas muy diversas con dos objetivos:
  • Crear un modelo de negocio nuevo que se cargue a nuestro core business actual (falla el 99%)
  • Compartir todo lo aprendido por el camino con el core business destruido.

Una idea final:

Nunca censures una pregunta, es la base del aprendizaje, y el aprendizaje la base de la adaptación. Celébrala, transmites un mensaje muy poderoso a tu organización)

 

Textos basados en la charla que dio Alex Castellarnau (User Insights at Dropbox) sobre Design Thinking  en Lima, Perú.

Si te sientes alineado/a con nuestro discurso, y quieres saber más sobre lo que hacemos en temas de innovación, no dudes en ponerte en contacto con nosotros a través del 91 277 59 52 o rellenando tus datos en el siguiente formulario:

Tu mensaje


Esta sencilla cuenta sirve para garantizar que eres humano y no un robot enviando spam
(*) Acepto la política de privacidad (ver abajo).