Visual thinking pensamiento visual

Imagínese que entra en un aula de preescolar donde los niños tiene uno seis años y pide (con autorización de la maestra) que levanten la mano los niños que saben cantar. Todos levantan la mano. ¿Cuantos saben dibujar? Todas las manos. Y luego, entre en una clase de cuarto de la ESO y hágales a los jóvenes de dieciséis años las mismas preguntas. ¿Cuántos de ellos saben cantar? Unos pocos. ¿Cuántos saben dibujar? Un par. Ahora pregunte cuántos saben leer. Se levantarán todas las manos.

No quiero que me malinterprete: obviamente, aprender a leer no tiene nada de malo, pero, ¿qué ha pasado con el canto y el dibujo? Hubo un tiempo en el que pensábamos que sabíamos hacer esas cosas -en realidad, en la época de preescolar casi todos las hacíamos alegremente todos los días-, entonces ¿por qué razón, diez años después, a tantos de nosotros se nos ha olvidado lo que sabíamos? Y al olvidarlo (o al creer que se nos ha olvidado), ¿estamos acaso perdiendo algo fundamental de nuestras capacidades innatas para resolver problemas, capacidades que podían sernos útiles en el mundo cuantitativo de los negocios, que se caracteriza por el pensamiento blanco-negro, correcto-equivocado?

En Resulta2 este mensaje potenciamos diariamente en nuestro trabajo, sabiendo que la mejor manera de anclar nuestros aprendizajes en el cerebro es a través de talleres experienciales y la puesta en práctica de lo aprendido hasta lograr ser competentes inconscientes.

Este texto está sacado del libro de Dan Roam Tu mundo en una servilleta que habla sobre la metodología de Visual Thinking en el mundo empresarial, es decir, utilizar dibujos sencillos para explicar y resolver problemas complejos.

Si te sientes alineado/a con nuestro discurso, y quieres saber más sobre lo que hacemos en temas de creatividad y productividad, no dudes en ponerte en contacto con nosotros a través del 91 277 59 52 o rellenando tus datos en el siguiente formulario:

Tu mensaje


Esta sencilla cuenta sirve para garantizar que eres humano y no un robot enviando spam
(*) Acepto la política de privacidad (ver abajo).

 

Etiquetado con →