La personas se olvidan de lo que haces o dices, pero nunca de cómo les haces sentir

La inteligencia emocional tiene un papel fundamental en el desempeño de cualquier labor profesional. La capacidad de autorregularse y gestionar las relaciones de forma adecuada es decisivo. En esta época donde se dispone en general de un buen nivel de conocimientos académicos, la inteligencia emocional tiene especial relevancia siendo un factor diferencial en el éxito laboral.

Los líderes más efectivos coinciden en un factor fundamental: todos ellos demuestran un alto nivel de inteligencia emocional. Este tipo de inteligencia influye tanto en su actuación como en sus compromisos, actitudes y conductas.

El próximo 8 de Marzo realizaremos en Resulta2 un taller denominado “Inteligencia Emocional: pon tus emociones al servicio de tus objetivos” cuyo objetivo es aprender a gestionar nuestras emociones de manera efectiva, buscando mejorar la relación con nosotros mismos y con los demás. Si quieres saber más entra en Seminarios y Talleres pinchando aquí.

Los líderes verdaderamente efectivos se distinguen por su alto grado de inteligencia emocional, que incluye la autoconciencia, autorregulación, motivación, empatía y habilidades sociales

Daniel Goleman

Los líderes más efectivos coinciden en un factor fundamental: todos ellos demuestran un alto nivel de inteligencia emocional. Este tipo de inteligencia influye tanto en su actuación como en sus compromisos, actitudes y conductas, los cuales se agrupan en las cuatro dimensiones siguientes:

1. Autoconciencia y autocrítica

  • ¿Cómo impactamos en los demás?
  • ¿En qué aspecto debemos crecer?

Aunque parece obvio que lo primero es lo primero, pocas veces lo aplicamos a nuestro diario vivir. Es común realizar juicios a primera vista sin conocer a fondo a la otra persona, expresiones como “me cae mal o simplemente es antipática”. En un mundo cada vez más veloz, solemos llegar rápidamente a las conclusiones sin pasar por las etapas previas del conocimiento exacto de la situación que enfrentamos.

2. Autocontrol y autorregulación de la conducta

  • Control sobre mí mismo
  • Ser amo de mis impulsos

La conciencia es la antesala de la regulación. No le podemos pedir a una persona que reduzca su cantidad de alimentos que ingiere en la cena, si ésta no es consciente de la exagerada cantidad ni de la importancia de reducirla. Tampoco le podemos pedir a un compañero de trabajo que se concentre en la exposición, si no se ve reflejado en sus beneficios o si no lo han tenido en cuenta en su desarrollo.

3. Motivaciones trascendentes

  • ¿Qué me motiva en esta vida?
  • ¿Son mis metas superficiales o valiosas?

Surge como resultado de la conciencia y regulación, la búsqueda de motivos para desarrollar la motivación que todos necesitamos en nuestra vida, generadora del deseo, inspiradora de nuestras creaciones e impulsora de nuestro mejor accionar.

4. Empatía y Compromiso

  • Ponerme en los zapatos del otro
  • Sentir con el otro y comprenderlo
  • Capacidad de relación y vinculación
  • Compromiso frente al grupo y la comunidad

Las destrezas sociales incluyen el desarrollo de la empatía, la capacidad de escucha, el trabajo en equipo, la habilidad para la negociación, la paciencia, el manejo de conflictos, la construcción de lazos, la comunicación, la colaboración, la cooperación y por supuesto el liderazgo.

inteligencia emocional

Etiquetado con →