motivación como gasolina

Si la confianza es la base de la motivación y de la inspiración, es bastante lógico que a todos nos apetezca saber como desarrollar esa confianza en nuestro entorno. La pregunta es: ¿de qué depende la confianza?

La confianza depende básicamente de dos tipos de factores:

  • La personalidad: aquello que nos determina nuestro ser y que se refleja en nuestras intenciones y nuestras motivaciones, es decir, el reflejo de nuestra integridad.
  • La competencia: todo lo relacionado con nuestras habilidades, destrezas, resultados y nuestra historia de fiabilidad.

Parece obvio que debemos empezar por desarrollar la confianza en nosotros mismos si queremos llegar a generar esa misma confianza en otros, y esto implica asumir que debemos trabajar en tres aspectos básicos:

  • Somos dueños de nosotros mismos, porque siempre podemos decidir que hacer o no hacer ante lo que nos sucede
  • Nuestra responsabilidad entendida como la capacidad para dar respuestas ante cualquier situación que nos venga dada o cualquier reto.
  • Convertirnos en una persona fiable y confiable, una persona que respeta los compromisos y que hace lo que dice que va a hacer.

De todas estas consideraciones, se hace importante espacialmente en los tiempos que vivimos, la integridad. Una palabra que nos gusta escuchar y que no para todos tiene siempre el mismo significado. Integridad tiene que ver con 3 cualidades importantes: coherencia, humildad y coraje.

Vayan por tanto en esta reflexión algunas preguntas que creemos pueden ayudar a pensar y mirar dentro de nosotros con total sinceridad:

  • ¿Tienes identificadas tus creencias y valores más profundos? ¿actúas de acuerdo con ellos? ¿haces caso a la voz de tu conciencia?
  • ¿Trato de ser honesto con los demás? ¿suelo hacer lo que digo?
  • ¿Reconoces el valor de los que te rodean y sabes que sin ellos no puedes ser todo lo bueno que tu eres?
  • ¿Tienes la suficiente fuerza para anteponer el resultado de tu equipo al tuyo propio? ¿buscas y reconoces la aportación de los demás o te mueves por el reconocimiento propio?
  • ¿Tienes el valor para hacer en cada momento lo correcto por difícil que te resulte?

Si somos honestos con nuestras respuestas podemos tener una imagen bastante exacta de donde estamos hoy y desde ahí tomar la decisión de cómo mejorar nuestra integridad día a día dando los primeros pasos y avanzando constantemente. ¿Te atreves?