La confianza es una de las formas de motivación e inspiración mas poderosas. Toda persona quiere que confíen en ella , por eso, sea cual sea la situación lo mejor es aprender a establecer y restablecer la confianza. Es la forma mas efectiva de relacionarnos y trabajar con otras personas, así como el modo más efectivo de obtener resultados.

Solo en las empresas en las que se genera un espacio de confianza es posible el diálogo abierto y el desarrollo de la creatividad y de la innovación, dado que ambas pasan por el aprendizaje continuo en base a las experiencias y eso incluye ineludiblemente el error en algunas ocasiones.

En las empresas del siglo XXI donde la clave para el éxito es el liderazgo transformador, no se puede concebir dicho liderazgo sin que los líderes inspiren confianza…. Confianza con los empleados, con los clientes, con los socios, con los inversionistas y colegas… es decir, en todo el entorno de la organización.

De acuerdo con Stephen M.R. Covey, en su libro, “La velocidad de la confianza”, en las empresas la confianza puede medirse perfectamente porque se relaciona con dos factores claves: la velocidad y los costes. Cuando hay poca confianza hay poca velocidad y los costes se aumentan y en cambio, cuando hay mucha confianza, la velocidad aumenta y los costes disminuyen.

¿Cómo podemos establecer, cultivar, aumentar y mantener la confianza? 

Necesitamos cambiar o mejorar nuestro comportamiento , nuestro modo de observar el mundo y de hablar y hablarnos y nuestra forma de relacionarnos con las circunstancias.  Es decir debemos revisar o cambiar nuestro paradigma y centrarnos  en nuestro comportamiento y nuestro lenguaje.

Esto puede conseguirse trabajando sobre cinco entornos: la confianza en uno mismo, la confianza en los demás, la confianza organizacional, la confianza en el mercado y la confianza en la sociedad.

Confianza

Etiquetado con →